Los ‘salvavidas’ de la economía

La construcción de vivienda, estancada en el 2016 tomará un nuevo aire. En el Huila tendrá otro ritmo.

A pesar de los efectos colaterales que provocó en la economía el desplome de los precios internacionales del crudo, este año, se vislumbra un panorama más optimista.
Según el último estudio de perspectiva económica divulgado por la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo) este año la economía colombiana se reactivará lentamente y crecerá a una tasa de 2,6%.El sector de la construcción se mantendría como el principal motor de crecimiento en el 2017, con una tasa de crecimiento de 4,2%, lo que representará una notable recuperación comparativamente con un relativo estancamiento reportado el año pasado.La agricultura, el otro sector estratégico, tendrá en 2017 un mayor dinamismo (2,1%) frente al estimado para 2016 (1,5%) fundamentalmente por la superación de los fenómenos climáticos que afectaron buena parte del año pasado.

“En conjunto, el buen dinamismo de la construcción y la agricultura favorecería la generación de empleo en 2017 pues dichas actividades son intensivas en mano de obra y juntas generan cerca del 22% del empleo en el país”, pronosticó el estudio.

VISIÓN REGIONAL

“La construcción, sin duda crecerá significativamente luego del estancamiento que registró el año pasado. La construcción volverá a tomar la curva. Los grandes proyectos de vivienda del Gobierno Nacional, sin importar quién sea el gobernante, estimulará mucho el crecimiento”, anotó el ingeniero Diego Ospina, uno de los principales constructores de la región Surcolombiana.

Otro factor: El crecimiento estaría apalancado, entre otras razones, por el despegue de las inversiones en las autopistas de cuarta generación, el impulso a la vivienda de interés social y la ejecución efectiva de los presupuestos territoriales represados en parte por la transición de alcaldes y gobernadores.

“Además, habrá estabilización en materia de empleo.  La ejecución de los presupuestos territoriales afianzará esa dinámica. Lo mismo que las grandes inversiones del gobierno nacional en las autopistas de cuarta generación”, aseguró el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Neiva, Ariel Rincón Machado.

“También contribuirá en la reactivación de la economía regional los buenos precios de café, el dinamismo del sector turístico y la estabilización de los precios del petróleo que generó uno de los más graves impactos en la economía regional”, destacó el vocero empresarial.

A estos sectores se sumará, sin duda, otro componente, en materia de seguridad y posconflicto.

“La consolidación de los acuerdos de paz generará más confianza a los inversionistas en regiones tan golpeadas como el Huila. Esto, obviamente aumentará demanda. En vivienda vienen grandes proyectos. Y a nivel de infraestructura, como las 4-G, recompondrá lo que perdimos con el petróleo y con la terminación de la represa El Quimbo”.

NUEVO RUMBO

De acuerdo con el estudio, sólo en el sector de edificaciones se proyecta una expansión de solo 2,0%. Siendo este sector el más dinámico en generación de mano de obra, el impacto esperado sobre el empleo del sector de la construcción, aunque positivo, sería moderado. En el caso, del Huila, general alrededor de 35.000 empleos.

“En el 2016 tuvimos en el Huila un menor crecimiento, contrario a lo que ocurrió a nivel nacional con 7%. En la región bajamos bastante. La tendencia este año va a ser muy positiva, especialmente en vivienda social”, afirmó el economista Aníbal Rodríguez, presidente de Camacol Huila.

CONCESIONES

El otro componente estará concentrado en alto grado en el sector de infraestructura. Los cierres financieros de todas las concesiones marcaron el inicio de las obras, dos de ellas en el Huila y Putumayo, que moverán la economía.

“Esa perspectiva de crecimiento es válida. Las dos concesiones viales (Girardot-Neiva y Santana-Mocoa-Pitalito) ésta última ya con un retraso, apenas están comendo y van a mover la economía. Las grandes inversiones se harán a partir de este año”, aseguró Javier Valderrama, presidente de la Sociedad Huilense de Ingenieros.

“En obras civiles-afirmó- el panorama es positivo por las inversiones que hacen los municipios y el departamento. Los entes territoriales tienen acumulado unos buenos recursos porque las inversiones el año pasado fueron muy pequeñas debido a los trámites de los planes de desarrollo, locales y departamentales. Además, los temas de vivienda del gobierno nacional van a ayudar mucho”.

ESTANCAMIENTO

Aunque la construcción y la agricultura, aparecen como los grandes salvavidas de la economía, el comercio y el sector de servicios, igualmente importantes en términos de empleo, tendrán un menor crecimiento.

El lunar: el bajo crecimiento del comercio y los servicios en la primera parte de 2017 podría tener repercusiones desfavorables sobre el mercado de trabajo. Sin duda, estas dos sectores, concentran un poco menos del 50% del empleo total del país.

Según estas proyecciones el sector industrial crecería en 2017 a tasas de 3,5%, ligeramente inferiores a las de 2016.

En cambio, los sectores de comercio y servicios tendrían un dinamismo similar al observado en 2016, con tasas de expansión de 2,0% cada uno.

El efecto se sentiría especialmente en el sector urbano, donde comercio y servicios, representan el 54,2% del empleo, en contraste con las zonas rurales, donde ese porcentaje es de solo 21,8%.  “No obstante, otros sectores como el turismo y los buenos precios del café, pueden impulsar este crecimiento, apuntó Rincón Machado.

Esta perspectiva podría verse afectada durante los primeros meses del año por los registros negativos en la confianza del consumidor, el incremento del IVA, la caída de la demanda de bienes durables y productos importados y el aumento de las tasas de interés de los créditos de consumo. “Probablemente, estos factores solo empezarían a revertirse a partir del segundo trimestre del año”, anotó el estudio.

GENERACIÓN DE EMPLEO

La tendencia observada en los últimos meses de 2016 hacia una mayor generación de empleo rural frente el empleo urbano podría mantenerse en 2017.

Otras señales en la dinámica de empleo en el sector de servicios y comercio muestran una perspectiva negativa, principalmente de las áreas urbanas.

El deterioro del empleo en las ciudades, seguramente no se verá compensado por el buen comportamiento del empleo en las zonas rurales, impulsado por un mayor crecimiento de la agricultura y por las obras de infraestructura de transporte de las concesiones 4G y las obras civiles a nivel territorial.

El ritmo en la generación de empleo se redujo frente a los años anteriores. La tasa de desempleo calculada por el Dane para las 23 principales ciudades de Colombia se ubicó en 9,7%. Florencia alcanzó el mayor nivel (12,7%), Ibagué 12,1%, en tanto que Neiva mostró el resultado más favorable al alcanzar un 10,6%, superior en 0,9 puntos porcentuales al promedio nacional.

Aunque altas, las tasas de subempleo, en Ibagué, Florencia y Neiva mostraron contracción, explicado en gran parte por la reducción en el ítem de insuficiencia de horas laboradas, lo que sugiere un avance en la calidad del empleo.

La creación de empleo rural, por el contrario, ayudó a mitigar el deterioro en los indicadores laborales en el segundo semestre de 2016.

“En el 2017, esperamos que la economía colombiana se reactive lentamente y que haya un cambio en la tendencia del crecimiento, hecho que beneficiaría la estabilidad del mercado laboral e impulsaría la generación de empleo”, aseguró Leonardo Villar, director ejecutivo de Fedesarrollo.

“En conclusión, el desempleo y la generación de empleo mostraron una resiliencia importante durante gran parte de 2016 a pesar de la desaceleración en el ritmo de actividad económica que ha tenido lugar desde 2015”, calculó.

Adicionalmente, se reportó un comportamiento favorable en los indicadores de formalización laboral que en el caso de Neiva, son representativos.

ALTIBAJOS DE LA CONSTRUCCIÓN

Algunos indicadores líderes del sector edificador confirmaron ese rezago. Los despachos de cemento gris y la producción de concreto, disminuyeron en niveles de 14,9%, 0,4% y 3,5%, en comparación con el periodo abril-junio del año anterior, según el último reporte del Banco de la República.

Los despachos de cemento gris en el segundo trimestre se redujeron anualmente en 3,1%, los menores volúmenes del insumo se recibieron en los departamentos de Cundinamarca y Huila. La producción de concreto reportó una caída de 2,0%, principalmente para obras civiles. Entre tanto, la variable obras en construcción (m²) del censo de edificaciones ha venido reduciendo su tasa de crecimiento anual, al pasar de 15,4% en el primer trimestre a 10,0% en el lapso abril-junio.

En la zona se licenciaron en el período 837 mil metros cuadrados, cuando en 2015 fueron 1.175 mil m². De esta área, 683 mil (81,7%) correspondieron a soluciones habitacionales y 154 mil (18,3%) a otros destinos. Comparativamente con el 2015 se dejaron de construir cerca de 10.736 de 2015.

Cundinamarca registró la mayor caída (362 mil m²). Huila y Caquetá, reportaron bajas interanuales de 54,3% y 61,5%, respectivamente.  Por tipo de vivienda, las mayores presiones al alza en vivienda unifamiliar se presentaron en Neiva (3,97%), y para multifamiliar en Ibagué (5,43%).

Los actos de escrituración por compra-venta de bienes inmuebles cambiaron la tendencia y obtuvieron un aumento interanual de 5,1% en el trimestre. Ibagué logró un avance de 13,5%, mientras que en Huila se reportó estabilidad.


Las obras civiles represadas durante la transición de los gobiernos regionales moverá la reactivación regional.


La nueva perspectiva tendrá un impacto en la generación de empleo.

Fuente: La Nación

Sign up for updates
Las imágenes contenidas en esta página web, en los renders, planos, así como el apartamento modelo y en general la totalidad de las piezas publicitarias del proyecto son representaciones artísticas y en consecuencia, pueden presentar variaciones respecto del producto final entregado. Verifique en la Sala de Negocios las especificaciones, mobiliario, espacio disponible y/o acabados con los que cuenta cada uno de los inmuebles ofrecidos. Las áreas aquí mencionadas son aproximadas y pueden sufrir modificaciones. Las áreas definitivas serán las que resulten de la aprobación de la licencia de construcción.