Cambios en financiamiento y subsidios moverían la vivienda

Así como el Gobierno ha puesto parte de las esperanzas de la recuperación económica en sectores neurálgicos como la ejecución de obras civiles y energéticas en diferentes regiones del país, darle impulso a la vivienda se constituirá como otro de los ejes en los que la administración Duque busca soportar la reactivación del PIB.

Sin embargo, no será sencillo el camino por recorrer, pues como lo muestran cifras de Camacol y Asobancaria, en el último año -a corte de mayo- la venta de vivienda había registrado un decrecimiento del 14,8% anual situándose en 54.900 unidades.

Entretanto, en materia de vivienda de interés social, al comparar el periodo mayo de 2019 (12 meses) con abril de 2019, las iniciaciones de proyectos de este tipo tuvieron una caída del 24,2%. Asimismo, en el segmento de no VIS, estas bajaron 21,3% durante el mismo periodo.

Ante este panorama, en el que bajó la demanda de vivienda y las iniciaciones de proyectos, y se impusieron restricciones al desarrollo de las obras, el Gobierno le apostó a la radicación de un proyecto en el Congreso de la República, bautizado como ley de vivienda y hábitat, con el que pretende, por un lado, facilitar el acceso de los ciudadanos a estos inmuebles propios en zonas urbanas y rurales.

Por otro, liberar el tope máximo de años de los créditos hipotecarios y promover el acceso a los 200.000 subsidios (VIS y no VIS) anunciados recientemente por el presidente Duque.

Asimismo, con esta ley de vivienda, como lo expuso el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón ante los congresistas, el Gobierno busca también ponerle el acelerador a la generación de 230.000 puestos de trabajo en el sector, promover un crecimiento ordenado de las ciudades y, también, dar mayores subsidios en las zonas rurales para que quienes las habitan puedan tener vivienda propia.

Con relación a los 200.000 subsidios (cuyo acceso busca profundizar el proyecto de ley), el ministro Malagón dejó claro que 100.000 son para vivienda no clasificada como de interés social. “No hay restricción sobre el ingreso para acceder a las ayudas de este segmento, el único requisito es no haber sido beneficiario anteriormente de subsidios del Gobierno para compra de vivienda”.

Estos subsidios ya comenzaron a entregarse. Según las más recientes cifras del Ministerio de Vivienda, de los 200.000 ya se han distribuido cerca de 5.900. Los primeros 100.000 (de vivienda de interés social) son para familias cuyos ingresos sean de máximo cuatro salarios mínimos al mes. Los restantes 100.000 son para quienes busquen comprar una vivienda no VIS de máximo $438 millones (500 salarios mínimos).

Ahora bien, una familia que busque hacerse a una casa de interés social de $80 millones, sin subsidio pagaría $600.000 mensuales por 30 años. Pero con este apoyo, la cuota bajaría a $267.000 (56% menos).

Otro punto clave de esta propuesta del Gobierno Nacional es que se eliminaría la restricción que tiene la venta de inmuebles subsidiados, salvo para los proyectos de tipo gratuito en los que se deja un límite de cinco años.

Así, según proyecto del Ejecutivo, los hogares colombianos podrán apalancarse en este tipo de activos. Por otro lado, la propuesta también busca poner en marcha un fondo cuenta de catastro multipropósito gracias al cual podrá agilizarse la habilitación de planes parciales orientados al desarrollo de vivienda en diferentes regiones del país.

Además, en cuanto a los préstamos, el Gobierno señala que los plazos máximos de 30 años para financiar viviendas desconocen los cambios del mercado y las preferencias de quienes buscan tomar créditos hipotecarios. Por ello, será clave una revisión para liberar el tope máximo de años sin comprometer la estabilidad del sistema financiero.

ESPERANZAS EN VIVIENDA

“La reactivación económica ha sido lenta y no en V como la esperaban los economistas. Hoy se está viendo una recuperación en U. Sobre esa base, la única forma de darle un impulso directo a la economía es con la generación de vivienda”, dijo el exministro de Vivienda, Luis Felipe Henao.

Frente al propósito del Gobierno, Henao afirmó que los 200.000 subsidios son muy importantes, pues “la vivienda impacta más de 25 sectores. Cada peso invertido en vivienda, en subsidios a la tasa, puede convertirse en otros 10 pesos dentro del mercado”.

Asimismo, al referirse a la generación de empleo por parte del sector constructor (la meta del Gobierno es de 230.000 plazas), dijo que este renglón puede crear trabajos en mano de obra no calificada (allí, es donde más se destruyen puestos). “Que esto no sean solo medidas de Gobierno, pues hay planes parciales en los escritorios de los alcaldes que no han salido”, añadió el exministro.

A su vez, la presidenta de Camacol, Sandra Forero, dijo a este diario que la iniciativa de ley de vivienda y hábitat radicada “es un paso muy importante para fortalecer la vivienda y el hábitat como políticas de Estado, donde la modernización de los instrumentos de acceso a la vivienda formal, la definición de las bases de las políticas de vivienda rural y las medidas que ayuden a construir principios de seguridad jurídica para tener un buen ordenamiento territorial, son grandes avances para el país”.

Por su parte, el presidente de la firma constructora Amarilo, Roberto Moreno, considera como acertado el plan del Gobierno para reactivar el sector y destaca que este es generador de 1,5 millones de empleos (800.000 son en obra).

“En la medida en que estas viviendas empiecen a ejecutarse, se jalona el empleo. Tenemos que cuidar el empleo como empresarios. Hay 100.000 subsidios para no VIS y 34 sectores de la industria y 54 subsectores se jalonan con ello”, explicó Moreno.

Asimismo, consideró que la política de vivienda ha sido clara a lo largo de los últimos años, pues se ha mantenido en la línea de apuntarle a Colombia como un país de propietarios. “En financiación, apoyos del Gobierno son claves”.

SUBSIDIOS PARA COMPRA

De acuerdo con la propuesta del Gobierno, se busca que los hogares que en el pasado recibieron un subsidio de vivienda (en la modalidad de mejoramiento) puedan acceder a un nuevo apoyo para compra, siempre y cuando, no cuenten con ningún título de propiedad.

Por otra parte, la iniciativa busca promover en las diferentes áreas rurales del país acciones para comprar vivienda a través de herramientas como crédito hipotecario y leasing habitacional.

Incluso, señala el proyecto de ley, los mecanismos de pago por impuestos, obras por regalías, e incluso donaciones, también están contemplados como posibles herramientas que garanticen financiar la vivienda rural.

Fuente: Portafolio

Sign up for updates
Las imágenes contenidas en esta página web, en los renders, planos, así como el apartamento modelo y en general la totalidad de las piezas publicitarias del proyecto son representaciones artísticas y en consecuencia, pueden presentar variaciones respecto del producto final entregado. Verifique en la Sala de Negocios las especificaciones, mobiliario, espacio disponible y/o acabados con los que cuenta cada uno de los inmuebles ofrecidos. Las áreas aquí mencionadas son aproximadas y pueden sufrir modificaciones. Las áreas definitivas serán las que resulten de la aprobación de la licencia de construcción.